domingo, 15 de julio de 2012

Y me bastó tu mirada



Entre tanta gente corrí lo mas rápido que pude para llegar a comprar mis entradas al cine... Solo una, claro no tenía nadie que me acompañara, sin embargo algo curioso pasó, una hermosa joven apareció y me preguntó si podía cuidar su puesto en la fila para entrar, me pareció curioso verla sola, a lo cual respondí con un: "Si, no hay problema." Ella se retiró pero me perdí en su mirada, tan delicada, tan dulce, tan bella, tan...

Recuerdo una blusa amarilla, tan fuerte que cegó mis ojos, y brilló tanto que pude notarla entre tanta gente hasta perderse en el cine... Luego volvió solo a decirme que ya no necesitaría el puesto, y que gracias por ello. Ese momento alcance a decirle: "Una pregunta, ¿Cual es tu nombre?" A lo lejos escuche con una voz dulce, armoniosa y bella: "Vanessa". La mas hermosa sonrisa me dirigió y fue tan impactante que mi corazón vibró.

Fue en ese momento en el que recordé que lo mas lindo de esta tierra era el sentir, el vivir, el querer, el apreciar... el amar. La miré alejarse entre la multitud de gente, pedí mis entradas y disfruté de mi película. Curiosamente el destino nos junto, a la salida la vi, sola de nuevo, me le acerque le sonreí y gentilmente nos reímos al vernos de nuevo. "Mi nombre es Roberto, mucho gusto" dije ella me miró y no dijo nada, solo sonrió.

Bajamos por el elevador pero al final al abrirse la puerta ella se despidió, con un beso se fue y se perdió de nuevo entre la multitud. Me dolió hasta el alma y lo único que pude rescatar fue su nombre... Vanessa... Vane... Suena tan lindo, me recuerda mucho a ella, una hermosa niña que pasó y se fue... Talvez la vuelva a ver, talvez no, de lo que sí se, es que la recordaré, y espero que ella me recuerde como yo lo hago también...

2 comentarios:

  1. Si la tienes q conocer la conocerás.
    salu2

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias y aprecio vuestro comentario.

    ResponderEliminar